Navegando por los canales Patagónicos a la Isla Madre de Dios

Natales - Madre de Dios

15 de marzo a las 9 de la mañana y mi vuelo llega a Punta Arenas, capital de la región de Magallanes y la Antártica Chilena. Antes nunca tuve la oportunidad de conocer esta austral ciudad y la verdad es que me quedé con gusto a poco porque lo poco que vi me encantó. Básicamente centro de la ciudad, el cementerio Sara Braun, unos cafés, la pizzería la Mesita Grande, las librerías del centro buscando libros con historia náutica de la ciudad y el Museo Naval y Marítimo de Punta Arenas.

Iba bastante entusiasmado con conocer Punta Arenas por la polémica que se ha generado por el retiro, por parte de la Armada, de la proa del Escampavía Yelcho desde Puerto Williams donde era una de las principales atracciones. ¿No conoces la historia del Piloto Luis Pardo rescatando a la tripulación del Endurance de Ernest Shackleton desde la Isla Elefante en la Antártica? Yo tampoco la conocía, estuve leyendo algo algunas semanas antes de partir y la verdad iba totalmente entusiasmado con conocer mas de cerca esta tremenda gesta náutica de nuestros marinos. Ya vendrá una columna con la historia.

Volviendo a mi corta estadía en Punta Arenas, empecé mi viaje por ir a dejar mis maletas a Buses Fernández, andaba con algo de mi equipo de buceo además de mi ropa así que era imperioso dejar los bultos en el terminal para poder recorrer tranquilo. Como hice buena onda con el taxi desde el aeropuerto, muy gentilmente él se ofreció a llevarme al Cementerio Sara Braun que era donde empezaría mi recorrido, curiosamente no era Uber ni Cabify…

El Cementerio Sara Braun vale mucho la pena visitarlo, no sólo por ser muy bonito su paisajismo, tumbas y mausoleos, también tiene homenajes a célebres marinos que han hecho historia no sólo en la náutica nacional, como el Capitán Adolfo Andresen que hizo flamear la bandera de Chile en la Isla Decepción en la Antártica, sino que también en el mundo y que los hemos tenido navegando por nuestras aguas como el famoso Almirante alemán Maximilian Von Spee que lideraba una flota alemana apostada en el Océano Pacífico y que derrotó a la escuadra británica en la batalla de Coronel, frente a la bahía de Coronel durante la I Guerra Mundial. No es que sea un fanático pero son marinos que han sido parte de nuestra historia.

Por la tarde llego a Buses Fernández y parto a Puerto Natales, lugar donde zarparía al día siguiente en el Exploradores Patagonia II rumbo al archipiélago Madre de Dios.

Serían 22 horas de navegación por canales y fiordos para llegar al campamento minero que tiene IMOPAC en Isla Guarello, ellos nos apoyarían con techo, camas, comida y un amplio galpón acondicionado a modo de laboratorio y taller en uno de los lugares más aislados, inexplorados y lluviosos del planeta.

Recién pudimos zarpar el día 17 de marzo con un día de retraso, el mal clima dentro de los canales impedía que nuestra embarcación pudiera cruzar el Canal Concepción que es uno de los más complicados en el camino a Madre de Dios. Lo bueno es que pudimos comprar algunas herramientas y elementos necesarios para los trabajos que teníamos que hacer y también tuvimos la oportunidad de conocernos con el resto del equipo que conformaba esta expedición de la Estación Científica Huinay. El equipo estaba compuesto por Günter, Christoph y Wolfgang de Alemania, Francine de Canadá, Sylvia de Kenya y Yonatan, Emilio y yo, Rod Sánchez, de Chile. En el grupo iban geógrafos buscando muestras de anillos de crecimiento de los árboles, piedras que mostraran etapas geológicas, y sedimento de lagos y lagunas para hacer reconstrucción climática. Los oceanógrafos investigaban acidificación de los oceános, salinidad del agua, nivel de fotosíntesis, temperatura, etc. Información que les sirve para evaluar la salud de nuestro océano. Y biólogos marinos que buscan determinar la razón de la masiva muerte de un coral muy particular (Errina Antarctica) que crece en la zona. En este último grupo iba yo junto a Günter y Francine con un plan para realizar al menos 23 buceos durante los 10 – 12 días de estadía en la isla donde montaríamos una serie de experimentos e instrumentos para poder hacer un seguimiento del desarrollo de esta especie, y también podríamos conocer la posibilidad de que el Canal Copihue vuelva a albergar una gran colonia de corales.

Por fin zarpamos desde Natales rumbo a nuestra aventura, el camino es increíble, en las primeras dos horas ya habíamos visto lobos de mar, pingüinos y un par de ballenas a lo lejos, nuestra embarcación, el Exploradores Patagonia II, era de unos 18 metros de largo y con capacidad para 20 pasajeros más 4 tripulantes, la verdad es que íbamos muy cómodos durmiendo de a dos en piezas para cuatro personas. Este día lo aprovechamos para planificación, asignar tareas y conocernos. Entre todos decidimos que el idioma oficial sería el inglés para facilitar las cosas.

Durante la noche tuvimos que detener la marcha, alrededor de las 2 de la madrugada se detienen los motores y queda todo en silencio. Ya el capitán nos había advertido que el Canal Concepción no vendría bueno asi que trataríamos de navegarlo durante la mañana con luz de día. Son las 9 am y ya estamos nuevamente en ruta, con la luz del día se aprecia la espectacularidad del paisaje y aprovechamos de hacer algunas fotos en el camino. Al cabo de un par de horas empieza a cambiar el paisaje y aparece por primera vez la piedra caliza característica del archipiélago Madre de Dios… ya queda poco para llegar!

Entre toda la ansiedad por llegar, preguntando al capitán supimos que llegaríamos alrededor de las 14:00 hrs al campamento de Isla Guarello, un poco antes de eso damos la vuelta por la punta noreste de la isla y enfrentamos el paisaje de piedra caliza, esos cerros imponentes y una geografía sobrecogedora. Por fin hemos llegado, ahora sí que empieza la aventura…

2016-03-15 11.43.44 2016-03-16 22.58.05 2016-03-17 09.02.20 2016-03-17 12.37.11 2016-03-17 13.45.34 2016-03-18 12.15.59 2016-03-18 13.03.40 IMG_1281 IMG_1317 IMG_1330 IMG_1373 IMG_1383